Blog de un Blogger
Hilo dental de Desert Essence

En Orgánica encontré un hilo dental que dice ser vegetariano (no mencionan vegano), no sido probado en animales, ni alcohol o ingredientes sintéticos. Pero lo mejor es que no es de ninguna multinacional.

Cremas del día en El Mercadito Biológico

A $6.50 estas cremas del día son una buena opción para una cena ligera. Entérate de cuál toca hoy entrando a https://www.facebook.com/ElMercaditoBiologico

Crema de remolacha y arroz, vegana y deliciosa. Tiene la mejor textura que se te pueda ocurrir y un sedoso sabor a remolacha, sin ser muy dulce ni terrosa.

Esta es la sopa de cebolla, en vez de tener queso fundido como la tradicional francesa viene con un huevo escalfado que yo omití. Me gusta la textura que aportan las semillas.

Comiendo en Chicago

El año pasado visité Chicago por una semana y regresé con 10 libras de más. Como ya sabía que esa ciudad es un lugar feliz para los veganos hice una lista de 10 restaurantes a cuales ir, solo pude probar la mitad de ellos pero descubrí muchas ricuras más en mi viaje.

El primer día entré a un lugar cerca de mi casa que me convenció al tener bajo su nombre las palabras “Mediterranean & Vegetarian Eatery”. En Efes pedí una sopa de lentejas, llena de ricos sabores del oriente y una gran ensalada Piyaz que no pude terminarla.

imageA la mañana siguiente desayuné en mi lugar favorito del año pasado, The Chicago Diner en Halsted St., ni bien había agarrado el menú me decidí por los chickn n waffles, tan de moda en Panamá. La verdad es que estaban ok, los waffles y la salsa de melocotones sobre ellos estaban deliciosos, pero el pollito estaba un poco duro, igual que el tocino extra que pedí. Todo lo demás de este lugar lo recomiendo al 100%.imageEn Hyde Park, al sur de Chicago y en el área más peligrosa de la ciudad (dizque) fui a Original Soul Vegetarian, un restaurante vegano que lleva 33 años sirviendo deliciosuras. Aquí pedí un plato para llevar, rebosando, unos BBQ protein tidbits muy crujientes y jugosos, un refrescante té con menta y un pastel de manzana medio tristón que no quiso salir en la foto. De aquí mi favorito fue el chili que me recomendó el mesero y las espinacas con sésamo.

Uno de los momentos más felices de mi viaje fue cuando entré al Russian Tea Time, casi frente al hermoso Art Institute of Chicago ♥. Me sentí en Eastern Promises, y aunque nunca vi al mafioso ruso de mis sueños disfruté mucho mi vegetarian platter, la pinta polaca y la atención de mi mesera rubia. imageComienzan sirviéndote una ensaladita con corazón mediterráneo junto al mejor pan negro de la vida, luego llegó mi plato al cual le cambié el caviar de remolacha por ensaladilla ya que el caviar tenía mayo. Su hummus no me gustó mucho pero las berenjenas orientales y la omnipresente zanahoria tashkent me alegraron la vida. Era tanta comida que tuve que dejarla.

imageRepetí este lugar en compañía de unos amigos y aún así no pude probar todas las opciones veganas de su menú. Pedí un borsht sin crema y les tengo que decir que es una de las mejores cosas que he probado. Aún no entiendo por qué no soy rusa… Mi amiga pidió una espesa crema de hongos, vegana de fábrica, ideal para las brisas de Chicago. Yo de plato fuerte pedí un repollo relleno, mi amada kasha y más zanahoria tashkent, la cual viene en vinagre y tiene un sabor fresco gracias al coriander. Los dueños son de Uzbekistan por eso la comida tiene bastante gusto a Asia.

image

No tienen postres veganos pero sí el mejor servicio de té que he disfrutado.

Este año también repetimos ir al Oktober Fest que hace Berghoff en Federal Plaza. A pesar del frío de ese día no pude negarme a una espumosa lager acompañada de un brezel gigante, una mazorca en vaina como las que veo en el programa Alemania: Tradición y Sabores de Pedro Lambertini, y una cremosa ensalada de quinoa con vegetales rostizados. Creo que este es el lugar en donde más gasté dinero.image

image(Acabo de buscar en internet el libro de recetas de este restaurante y el brezel no es vegano)

En el medio del Midwest Norteamericano probé la cocina etíope de Ras Dashen, realmente me sorprendió. Pedimos un sampler vegano, las porciones de guisos venían sobre la gran tortilla injera, la cual es esponjosa y algo agria. Estos platos tienen una reminiscencia hindú, al menos para mí, con el picante y todo. Creo que mi favorito fue el gomen o qosta que es una ración de berzas hervidas y condimentadas.

Otra tarde andaba sola en el downtown y, antojada de un chocolate caliente, entré a Think Simple Foods, en donde su barista hipster me dio un cremoso y lindo mocacchino con leche de almendra y un cupcake vegano de chocolate que no me gustó tanto. Este no era un lugar vegetariano pero tienen una buena oferta de dulcecitos libres de crueldad.image

imageSiguiendo con los cafés, desayuné en Wormhole, un local bien punk rock en Wicker Park. No es vegano pero tienen varias cosas, como este gigante y maravilloso scone de blueberries cubierto de azúcar y un capuccino con sabor a mantequilla de maní.imageDebo destacar que en EEUU sí saben hacer dibujitos en leche de almendra, y también les recuerdo que allá los cafés suelen ser más aguados que en esta tierra istmeña. Eso lo comprobé en el famoso Sprinkles, el cupcake shop que nos recomendó un señor policía. Ahí solo tienen una opción vegana, el red velvet y de verdad que está muy rico. Este lugarcito sobresale ya que tiene un ATM que te despacha cupcakes 24/7, me sentí en Japón.image

imageContinuando mi camino de cupcakes les hablaré de Molly’s, un popular lugar cerca de mi casa. Me ofrecieron bizcocho de vainilla con cubierta de chocolate, y fue delicioso, de los mejores toppings que he comido.

Una de las cosas que me tenían MUY emocionada de ir a Chicago era probar los productos de Upton’s. Eso queda en medio del aburrimiento así que tuve que agarrar un bus bajo la lluvia para llegar al Upton’s Breakroom, un lugarcito tan pequeño que me toc que compartir mesa con tres chicos. Pedí el Employee Meal del día que era una ensalada de garbanzos al curry con lechugas mixtas y pan. Al terminarla aún tenía espacio en mi pancita y decidí comer una orden de mac n cheese con tocino extra. THE BEST BACON EVER. Un kambucha de rosas fue mi maridaje, y para compartir con mis roomies llevé una galleta de chispas de chocolate tamaño familiar. Este lugar es un éxito, quiero que abran en Panamá, o al menos que traigan sus productos congelados.image

imageDurante el Riot Fest comí muy bien, más teniendo en cuenta que el año pasado mis únicas alternativas eran veggie burgers o platos griegos sin tzatziki. No le pude tomar fotos a todas las cosas que comí, pero la pizza de alcachofas de Dimos y los tamales de frijoles negros de Día de los Tamales la hicieron. Para mí, los mejores lugares para veganos eran Goddess y Quang Nooddle con sus platos thai. Comí un pan con chocolate que terminó en manos de mis amigos, muy bueno, pero no recuerdo de donde es.imageRepetí este año la Oklahoma Burger de Native Foods, aunque no sabe para nada a una hamburguesa de “verdad” es deliciosa, viene con esos pepinillos fritos tan ricos y un quesito que mata. Me aventuré a tomar la sopa African Peanut y resultó ser una crema con sabores exóticos, buenísima. A medio camino le pedí a Elise una orden de pollo crispy, ella no entendía pero le tuve que explicar que una de mis metas en la vida era probar todo su menú. El pollo era como un nugget gigante, con un tierno apanado especiado. Les lavé el cerebro a mis amigos para que comieran conmigo en este paraíso plant based y pidieron unos nachos, estaba exquisitos, a parte de los frijoles, el guacamole, el queso y el chili vinieron con una crema que parecía hummus. Hubiera querido un postre pero ya nadie tenía espacio.

image

imagePude ir a un Farmers Market en Logan Square, un mercado feliz al aire libre en donde no solo se venden frutas y verduras sino todo tipo de cosas, desde tés orgánicos al amor de mi vida, este cupcake de uvas con cubierta de pepitas de marañón y chocolate. Perfecto. Y la chica que los hace en Bot Bakery es encantadora, si van a la Ciudad de los Vientos deben probarlo.imageimageMi última comida en el extranjero fue en un lugar en mi calle llamado Pars Cove, decía ser comida persa y la curiosidad me ganó. Me desilusioné un poco cuando noté que no había gran diferencia entre los sabores persas y libaneses, la chef me recomendó el plato de vegetales guisados con azafrán, con muchos hongos y berenjenas. La sopa de lentejas era bastante sencilla y mediterránea, me recordó mucho a la que hacía mi abuela. La casa me regaló un hummus que aunque estaba bueno no era para nada tan rico como el mío, el pan era una maravilla. Terminé mi cena con un té.image

image

imageNo dejaré por fuera la comida que me dio COPA, es exactamente la misma que la del año anterior. Unas suculentas verduras que saben a la sazón de mi madre, ensaladita, pan y una margarina no vegana. De postre me dieron frutas frescas. La comida de regreso era básicamente igual.

De mi lista de 10 restaurantes me faltaron la mitad, los enumero: Urban Vegan, Diamond Café, Mana Food, Ground Control y Ali’s Grill. También me recomendaron ir a El Farro y Quesadilla pero no tuve oportunidad de ir :(

No sé cuando regrese a EEUU pero estoy segura que iré con hambre, igual que a cualquier lugar del mundo.

Loving Hut nunca falla. $3.75 de puro sabor.

Loving Hut nunca falla. $3.75 de puro sabor.

Hoy hará 70 años la Segunda División Armada de la Francia Combatiene, conocida como La Nueve, entró a París para liberarla, luego de que el pueblo pasara 5 días resistiendo contra el poder Nazi. Casi todos los miembros de La Nueve eran españoles, quienes pelearon contra Franco y que, en el exilio francés se enrolaron en la Legión Extranjera. Lástima que nadie fue a liberar Madrid.

Hoy hará 70 años la Segunda División Armada de la Francia Combatiene, conocida como La Nueve, entró a París para liberarla, luego de que el pueblo pasara 5 días resistiendo contra el poder Nazi. Casi todos los miembros de La Nueve eran españoles, quienes pelearon contra Franco y que, en el exilio francés se enrolaron en la Legión Extranjera. Lástima que nadie fue a liberar Madrid.

 
100 del Canal

La semana pasada luego de ir al Festival de Arte Dule en la Ciudad del Saber fui al centro de visitantes del Canal de Panamá en Miraflores para celebrar el centenario. La tarde estaba lluviosa y recorrer el kilómetro que separa ambos lugares me tomó más de media hora. Propagandhi amenizó ese viaje. Debido al pesado tráfico que tenían había guardias de seguridad ayudando ayudando con el estacionamiento y el paso por el puente.

El centro estaba llenísimo pero no caótico, repartían a la entrada la publicación El Faro, un separador de libros y un pin conmemorativo. Todo gratis.
Afuera en el primer piso un conjunto típico estaba tocando, mientras lo oía tomaba un mojito de Ron Abuelo a $3.50 y veía a muchas personas comiendo su cena de $6.

Me perdí la proyección de la película pero me entretuve mucho en la expo del Canal, que es la de siempre pero con personajes invitados, desde Carlos V al Dr. Gorgas quien confirmó que tengo muy buena salud ya que “no sigo patrones”. Sabio él.

Al salir anunciaron que subiéramos a la terraza del segundo piso para ver un mapping sobre estos cien años. Estado arriba pasó un carguero camino al Pacífico y todos ahí saludaron a la tripulación. Ellos contestaron, me pregunto si sabían que estamos de fiesta…
Cuando finalmente proyectaron el mapping realizado por Libélula Fractal tuve que ponerle mute al presentador. Tanto que se puede hablar sobre esta linda fecha y el repetía lo mismo, en cualquier momento iba a gritar “¡Con la mano arrrrrrriiiiiba todos los que se sienten orgullosos!”. De verdad que su voz deslució el momento para mí.

Tengo entendido que todos los sábados de agosto harán la misma actividad y que hay buses gratuitos. Llega y me dices que tal.

Natural Spice a domicilio

La gente de Natural Spice ya está ofreciendo sus almuerzos veganos a domicilio.
El servicio de entrega es bastante rápido y eficiente, las dos veces que les pedí comida llegaron a la hora prevista. La presentación de la comida es muy bonita considerando que estuvo paseando por el tranque panameño. Además tiene un lindo mensaje…

La comida cuesta $5.75 y te cobran el envío dependiendo del área. En su fanpage detallan los precios.

Cada semana ofrecen un menú diferente y aunque solo he comido con ellos como cuatro veces de verdad les recomiendo probar lo que sea que te sirvan. Un sábado me dieron una exótica hamburguesa de frijolitos chiricanos con mayonesa crudivegana, un éxito!

Tomates secos con orégano sobre avena integral.

Tomates secos con orégano sobre avena integral.

Biomuseo de la Diversidad por Frank Gehry

image

Por si no sabían el Biomuseo ya abrió. Está en un periodo de preapertura, con sus 5 galerías de la exhibición Panamá: Puente de Vida. Lo mejor de la preapertura es que las visitas son guiadas, donde te explican más sobre la expo, y además te dan audioguías. Lo que más me gustó de las audioguías fue que hay varias grabaciones de los científicos que se mencionan en la gira.
Por ahora el Biomuseo solo está abierto los viernes, sábados y domingos. La entrada para adultos panameños es de $12, la cual es cara comparada con las de otros museos en el país pero debemos recordar que este es una fundación no estatal y no recibe dinero del estado, y si bien no es un Field Museum creo que es un precio justo tanto para el edificio, la muestra y el atento personal.image

image

image

image

image

Los estacionamientos se encuentran un poco antes de llegar al edificio, en las oficinas administrativas así que si llueve no olvides un paraguas. No se puede beber ni comer en las galerías y tiene fácil acceso para personas con poca movilidad, de hecho vi varias personas en sillas de ruedas y bebés en carritos.
La verdad es que este lugar ofrece muchas cosas, han estado haciendo actividades para niños, y en el futuro habrá un jardín abierto a todo el mundo, y como no quiero dejarles las cosas explicadas a medias mejor entren a sus redes sociales para chequear con qué viene el Biomuseo.
La taquilla acepta efectivo y tarjetas.

…y cuando vayan tómense su #selfiebiomuseo.image

3: WE THINK WE’RE ARTISTS

Creatives work too hard. Way too hard. We take things too personally. We’re still those kids rushing home from school with a piece of paper in our hand shouting, “Look what I did!” Now we have a bigger gallery than our kitchen fridge and our work gets shown everywhere. We still want to look at that work and say hey I did that, but that’s just pride fucking with you. We’re not artists, we’re salesmen. Draw a picture and don’t sell it, write a song that no one will ever hear, then you’re an artist.

Tartaleta de manzana, sin huevo ni lácteos, de El Mercadito Biológico.

Tartaleta de manzana, sin huevo ni lácteos, de El Mercadito Biológico.

Lemon Poppy Seed Cake de Sano Pecado. Es vegano y tiene una rica textura húmeda. Es una ración chica, pero así tiene *menos calorías*.

Lemon Poppy Seed Cake de Sano Pecado. Es vegano y tiene una rica textura húmeda. Es una ración chica, pero así tiene *menos calorías*.

Emparedado en delicioso pan de cereales alemán con tomate, sal, lechuga, cebollitas encurtidas y mucho frijol refrito.

Emparedado en delicioso pan de cereales alemán con tomate, sal, lechuga, cebollitas encurtidas y mucho frijol refrito.